Confesiones de un poeta. IV

Teatro de marionetas sin alma.

Actúas cual rayo cae al campo. Mal y pronto. Mientes, corres, tropiezas. Lloras, piensas, gritas. Actúas cual pájaro vuela al ras del suelo. Mal y con peligro. Hipócrita la sonrisa que vistes los días impares. Irónicas las lágrimas que se apoderan de ti los días pares. Única la manera que tus ojos reflejan lo que tú niegas mil veces y más. Sorprendente la situación que vives cada viernes cuando la semana se te viene encima, y te refugias en la oscuridad; susurrando esos sonetos que escribiste una noche de verano. Envidia corre por tus venas. Lo bueno del veneno, que solo te estropea por dentro. Lo malo tuyo es que destruyes por fuera. Absorbes. Igual que una marioneta que es manejada por un principiante del espectáculo.
***
Hola, ¿cómo os va el verano?
Sólo quería proponeos algo. Busco opiniones, críticas, sugerencias, como tú lo quieras llamar, así que, si alguien se anima a hacer un formulario (tenga o no tenga blog), se lo agradeceré eternamente.
Solo haz clic aquí
Muchas gracias por leerme; Miss Nothing.

4 comentarios :

  1. Hola. Me gusta, pero cuando escribes positiva me gusta más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Joder, y tú eras una enana patosa, sí. En el mundo al revés tal vez cuela. Porque leyendo esto de patosa nada, por no decir una mierda.
    Vamos quien quisiera, yo no sé de donde sacas esta forma de expresarte, pero es que yo alucino cada vez que te leo, nunca sabría escribir como tú lo haces. Es que es impresionante. Solo eso.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Tan genial como siempre, me ha encantado.

    ResponderEliminar