Desayunar sonrísas con sirope de felicidad.

Y ser feliz. Sin pensármelo dos veces. Sonreír, avergonzarme, saltar y correr, sentir la libertad. Tocar el cielo con los dedos y saborear el sol. Comerme la luna a pedacitos, con hambre y sin escrúpulos.  Y morderme la lengua cada paso, a cada zancada, a cada milésima de segundo. Y acumular tanta felicidad que sea contagiosa, que se transmita por el aire. Un sentimiento, un descubrimiento, una aventura, una bella canción...

4 comentarios :

  1. jajajaja me encanta la entrada :D hay que intentar ser feliz siempre :D
    te sigo! un besito

    ResponderEliminar
  2. Yeah!! sonreirrr y ser feliz!!!! Me ha molado lo de "comer la luna a pedacitos" aha:P

    ResponderEliminar
  3. JAJAJAJA Supongo que sería increíble poder hacerlo :)

    ResponderEliminar